Marketing de Contenidos

El método infalible para lograr el éxito en internet es asegurándose de producir contenido de valor. El marketing de contenidos o content marketing se basa en generar este tipo de asuntos y distribuirlos con el objetivo de fidelizar a los clientes actuales y atraer a los prospectos. Es el arte de comunicarse sin vender nada a los usuarios pero recibiendo a cambio su lealtad, ya que se logrará generar confianza y credibilidad dentro del área sobre la que se tiene conocimiento.

El principal objetivo de la estrategia del marketing de contenidos es lograr conseguir lectores en nuestro sitio web o blog para que luego se transformen en suscriptores de nuestra lista de correo. Es recomendable ofrecer alguna herramienta dentro del sitio que les permita dejar su correo electrónico y algunos datos básicos antes de abandonarlo. El paso siguiente será seguir produciendo valor vía email para consolidar esta relación. Existen, además, ciertos formatos que nos ayudarán a sacar provecho de nuestros contenidos

como por ejemplo crear un blog, crear PDFs de descarga gratuita, escribir un newsletter o hacer seminarios en internet, entre otros.

El marketing de contenidos se convierte, entonces, en una de los principales pilares de una estrategia online. Cuando hablamos de valor nos referimos a temáticas que entretengan, inspiren o hasta logren de algún modo educar a los usuarios. Aquello que publiquemos debe generar interés en la audiencia y ser “compartible”, pero además debe ser fiable y de calidad para lograr una experiencia satisfactoria.

Aunque muchas veces las empresas lo olvidan, no alcanza con que el contenido sea de calidad, se debe lograr que la experiencia sea la más agradable posible. Es decir, el modo en el que se consuma esa información puede condicionar su éxito, más allá de cuán pertinente sea. Después de todo, la experiencia es lo que perdurará en la memoria de las personas.

Proceso de Creación de Contenidos

Debido a lo mencionado previamente, es que la creación de contenidos requiere cierto tiempo y dedicación. A continuación vemos brevemente el proceso en cinco pasos:

Primero debemos planificar y decidir cuál será el mejor contenido. Luego será el momento de transformar esas ideas en realidad y distribuirlas adecuadamente para que alcance a nuestro público objetivo (las redes sociales serán una herramienta fundamental). Una vez concretados estos pasos, es el momento de analizar para poder corroborar que alcanzamos los resultados esperados. Las principales métricas que nos ayudarán para esta tarea serán: las visitas, los leads generados y el número de veces compartido. El quinto y último paso será repetir todo el proceso, en base a lo aprendido luego de evaluar qué funcionó mejor para nuestra estrategia.

En conclusión, no se trata simplemente de crear contenido y publicarlo. Siempre que alguien ingrese a nuestro sitio web, redes sociales, blog, etc. recibirá a cambio información de su interés o con cierta utilidad. Que los contenidos compartidos

sean para el beneficio del usuario, es el camino para asegurar una interacción productiva. El content marketing es un proceso que conlleva su tiempo, pero si se lo respeta los resultados saldrán a la vista.