Cómo mejorar el Open Rate de nuestras campañas

Open Rate

Open Rate

Se podría decir que el open rate es la métrica de mayor importancia dentro de una campaña de email marketing, ya que nos mostrará el porcentaje de emails abiertos.

Aquellos con quienes generemos una relación más estrecha, son los que abrirán y leerán nuestros emails. Por ello, para lograr el éxito en una campaña, es fundamental mantenerse comunicados y ofrecer contenidos de interés o herramientas para satisfacer necesidades.

Algunas pequeñas diferencias dentro de la estrategia, como las que mencionamos a continuación,  pueden suponer un gran cambio y aumentar el open rate en nuestras campañas.

  • Momento del envío: Esto dependerá principalmente de los hábitos de nuestro público objetivo. Debemos estudiar su comportamiento y enviar los mails en el día y horario más adecuado. Según diversos estudios, los días en que más sesiones en Internet se abren son los lunes por la mañana, pero debemos tener en cuenta que siempre dependerá tanto del público como del contenido a enviar (ya fueran promociones, newsletter, u otros).
  • Base de datos: Tanto la calidad de la misma como su control y depuración, son aspectos clave. El métido más efectivo es haber conseguido las direcciones de email mediante el denominado “doble opt-in”, es decir, direcciones que hemos recopilado por medio de formularios de suscripción y previo a incorporarlas a nuestra base de datos enviamos un correo de confirmación para validarla. Aunque es un proceso más prolongado para los usuarios, nos confirma la existencia de la dirección.
  • Asunto: Variando algunas pocas palabras de nuestros mails podemos lograr cambios radicales. Debemos crear asuntos llamativos, con alguna palabra clave que produzca curiosidad, para generar un “gancho” pero sin generar falsas expectativas porque perderíamos credibilidad. La idea es ser lo más creativos posibles y salir de lo tradicional. Mientras

    más sencillo y descriptivo sea el asunto, mejor funcionará. Los elementos claves del asunto son: urgencia, curiosidad, emoción, relevancia y valor.

  • Preheader: Hablamos del texto que se previsualiza en la bandeja de entrada luego del asunto, el cual también podemos optimizar. Lo ideal será resumir el contenido del correo en pocas palabras, para que los suscriptores tengan mayor información y decidan o no abrir el email.
  • Personalización: Usar el nombre de las personas puede volverlo más directo y llamar la atención del usuario. A ellos les gusta ser tratados de forma personalizada, por lo que debemos evitar que los correos parezcan spam. Por ello la segmentación también se vuelve esencial, siendo que siempre habrá un grupo de personas más interesadas que otras en la oferta o el contenido a ofrecer.
  • Test A/B: Hacer pruebas y analizar los resultados son procesos básicos para poder optimizar cada vez más nuestras campañas. Realizar dos envíos similares pero con pequeños cambios puede ayudarnos a quitar dudas del camino y elegir la mejor opción. Podemos aplicarlo ya sea para evaluar asuntos o contenidos, y aquel envío con mejores resultados se convertirá en el envío final.

En conclusión, debemos ir trabajando y aumentando el open rate de forma continua. Con simples mejoras como las señaladas, no solo aumentará el promedio de emails abiertos sino que conseguiremos mayor fidelidad en base a lo que anticipamos por cada mail. Y no debemos alarmarnos si en un principio no obtenemos los mejores números, con el tiempo las cifras se irán ajustando y los resultados serán satisfactorios.